Un grito desesperado: Perú no solo es Lima.

Millones de peruanos votaron este fin de semana a favor de Pedro Castillo, candidato a la presidencia por el partido Patria Libre, quién pasará a competir en la segunda vuelta con la candidata Keiko Fujimori del partido Fuerza Popular, y aquí te explicamos por qué.



El pasado domingo 11 de abril, por fin se realizaron las elecciones presidenciales 2021. Un acontecimiento que muchos esperábamos con ansias, en busca de saber quién será nuestro próximo gobernante en medio de esta crisis sanitaria y económica. Pero grande fue el asombro de la población al obtener los resultados de las votaciones.

Según los resultados brindados por la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), el primer lugar, se lo lleva el profesor Pedro Castillo, del partido Perú Libre (izquierda conservadora), más conocido como “el partido del lapicito” con un 19.118%, y seguido a él se encuentra Keiko Fujimori de Fuerza Popular (derecha conservadora), con un 13.364%. Dos extremos que en los próximos meses dividirán al Perú en dos.





Fuente: ONPE

—Pero volvamos a la sorpresa electoral — El Perú tiene un enorme problema con la centralización de Lima. Es por eso que los resultados de estas elecciones, despertaron tanta polémica en redes sociales. Donde la mayoría de los candidatos desarrollaron (por la pandemia) su campaña electoral, a diferencia de Pedro Castillo, quien realizó su campaña al estilo antiguo: la visita de región por región en la que se conoce las necesidades de los pueblos y se expone las propuestas.

Esta campaña fue realizada sin cámaras o medios masivos que lo persiguieran. Sin Facebook, Instagram, Twitter o Tik Tok, como la de los otros candidatos. Toda la campaña fue orgánica, y si existieron fotos o videos, eran capturados y publicados en grupos privados por los que apoyaban al partido. Sin tanta pompa y con el perfil bajo, el profesor cajamarquino llegó a la cima en los resultados electorales. ¿Qué, solo por eso obtuvo todos esos votos? No, existe una razón más grande que esa.

El principal motivo por el cual el candidato izquierdista Pedro Castillo Terrones pasará a la segunda vuelta el 6 de junio del presente año, es por su plan de gobierno. En este propone el cambio de la Constitución del 93, que se mantiene desde la época de Fujimori. También plantea un nuevo modelo económico, en el que el Estado tenga mayor participación, sobre todo en la salud y la educación pública, que tanto nos hace falta.

En otras palabras, él se pone en los zapatos de los más desventurados y reclama que en los últimos 20 años no se ha hecho nada para mejorar esta situación. Por lo tanto, es tiempo de un cambio a beneficio de los olvidados. Otro punto a favor, y el que más ha influido en la decisión de los pueblos, es sin duda su biografía. Ya que Pedro Castillo nació en Cajamarca, una de las regiones más pobres del país, además de ser exrondero y profesor de primaria en el centro del poblado de Puña, en la provincia de Chota (al norte del lugar en donde creció), aparte de contar con un magíster en Psicología Educativa.

No obstante, la acción que lo catapultó a volverse más conocido, fue la multitudinaria protesta de docentes que dirigió en 2017. En la que exigían mejores salarios a cambio de la evaluación periódica de maestros. Esta recordada huelga, paralizó las clases durante 75 días en casi todo Perú. Ahora bien, sumemos los puntos.

Castillo, no es el típico candidato limeño, sino que es un profe rural, además de político, que se preocupa de su gente, que vive y no solo ve de lejos las problemáticas de los pueblos. • El hecho de que sea docente influye mucho, ya que, en provincia, ser docente es una de las profesiones más respetadas. • Él busca implementar una economía que beneficie al agricultor, al ganadero, y a todas esas ocupaciones que en nuestra Lima querida son desvaloradas. • Castillo, también busca promover al Perú como potencia propia y deslindarlo de Estados Unidos, en otras palabras, busca la libertad e independencia. Todas estas ideas se leen muy bonitas, pero también tienen un lado un poco oscuro. Sin embargo, a las personas que le dieron su voto lo toman por menos. Pues están hartas de vivir en el olvido y no les importa si su candidato es de izquierda extrema conservadora, ellos exigen que se les tome en cuenta.

Según el sociólogo de la Universidad Nacional de Cajamarca e investigador del Observatorio de Vigilancia Ciudadana Gobierna, Herico More Muñoz, los votantes de esta primera vuelta para Castillo no quieren hojas de ruta sino un cambio radical. “Las regiones que lo han llevado a la segunda vuelta, muetran que quieren respuestas rápidas, de corto plazo, a sus problemas más urgentes, como la pandemia y la falta de trabajo”, señala.

Y es que pues, la mayor parte de sus votos, las obtuvo de las regiones en las que menos se han beneficiado del crecimiento económico del país y donde aún se mantienen amplios porcentajes de pobrezas: Apurímac, Cajamarca, Huancavelica, Ayacucho, entre otras 12 regiones.



Fuente: ONPE

Según la Encuesta Nacional de Hogares del 2019, Cajamarca, a pesar de ser una de las regiones más importantes en la producción de oro, cuenta con el 38% de sus 1,3 millones de habitantes en condición de pobreza; y el 11,1% en pobreza extrema. Además, solo el 8% tiene acceso a agua limpia y segura en sus viviendas. La misma situación en Huancavelica, donde el nivel de pobreza alcanza el 36,9% y la pobreza extrema el 5,9% de sus 347 mil habitantes, aquí solo el 13% de los hogares tiene acceso a agua potable. Mientras que en Apurímac solo el 13,5% de la población de más de 405 mil habitantes tiene acceso al agua en sus hogares, y el 29,9% se encuentra en pobreza y el 5,1% en pobreza extrema.

Los datos se oyen desgarradores, entonces viene la pregunta ¿Cómo es que en pleno 2021 aún haya gente que pueda vivir en esas concisiones? ¿qué tan malos gobiernos hemos tenido, como para que eso no cambie? Ahora, súmenle a la situación que ya vivían, la pandemia, la pérdida de empleos, los servicios de salud colapsados y encima la educación nefasta que se están dando en los lugares rurales en donde no llega el internet, y mucho menos la luz. La cosa empeora, ¿verdad?

Bueno, es este contexto, ya no suena tan descabellado votar por alguien que proviene de todo eso y que busca un cambio.

"Hoy al pueblo peruano se le acaba de quitar la venda de los ojos... Han tenido tiempo suficiente, décadas, pero, ¡cómo dejan al país! Llegas a Lima Metropolitana, a las grandes ciudades y encuentras los lugares con opulencia que no miran más allá de su nariz" —Pedro Castillo

¿Qué tanta verdad crees que haya en sus palabras? Lo dejo a su criterio.

Psdta: Debo aclarar que no estoy a favor de este candidato; sin embargo, el pueblo ha hablado, y con los resultados electorales estos a gusto o no, los pueblos olvidados nos gritan desesperadamente que necesitan un salvador.

133 views0 comments

Recent Posts

See All