• Sol Pozzi-Escot Noriega

"They Live" y el rebelde absurdo




Hay quienes dicen que la actual crisis del COVID-19 es, simbólicamente, la culminación de la decadencia del modo de vida occidental, de un mundo globalizado, ultra-capitalista y depredador, que ha dejado a gran parte de la población mundial indefensa, a merced de dicho virus asesino. Sin embargo, la problemática es más grave: la excesiva poltización de todo y de nada ha hecho que, en esencia, la crisis de hoy sea una crisis del pensamiento. Ninguna ideología, de izquierda o de derecha, tiene, realmente, algo en qué sostenerse. El fracaso del pensamiento, ante los hechos, es absoluto y transversal. “They Live”, película de John Carpenter de 1988, logra captar la esencia de esta encrucijada, a través de un personaje principal que, de cierta forma, es el vocero de una generación perdida en ideales que se revelan como ilusiones. El “american way of life” es un mito, el progreso es una falsa promesa. ¿Qué queda entonces por hacer?


John Nada (ojo al apellido), personaje principal del film, es el típico gringo patriota: cree en el trabajo como camino hacia el progreso y en las reglas sociales como las condiciones que hay que seguir para llegar a este. Consigue un trabajo, en una construcción, y encuentra un lugar donde vivir en un campamento de indigentes, en su mayoría inmigrantes latinos en Los Ángeles de los 80. Desde su llegada, empieza a descubrir los secretos del director del campamento, quien trabaja en conjunto con un cura para revelar una profunda verdad a la humanidad: las clases dominantes están compuestas de aliens, que explotan a los hombres de la Tierra para su beneficio económico. John descubre esto, y emprende, contra viento y marea, como un héroe romántico contemporáneo, una descarnada venganza. Para esto, cuenta con un par de lentes que le permiten ver las cosas como son: un mundo plagado de propaganda subliminal y dominado por monstruosos seres. Con estos lentes, John puede, literalmente, ver cómo sus ideales y esperanzas se revelan como grandes farsas.





El primer nivel de la problemática radica en la cuestión moral. Apenas John descubre que la raza humana vive dominada por una estirpe de alienígenas, este empieza a matar a diestra y siniestra. Todo alien que se cruza en su camino, es recibido con un balazo. Y estos aliens ocupan todos los estamentos del establishment: policía, políticos, grupos de poder económico, medios de comunicación... Surge entonces la pregunta: ¿es correcto matar a los opresores con tremenda violencia? Y esta es una problemática muy vigente en la actualidad, a raíz de los hechos de violencia social, protestas y saqueos en Estados Unidos, como expresión de la ira popular ante el racismo y la injusticia social en el país del norte. Pero la pregunta va más allá, y es una que une al personaje de Carpenter con los indignados sociales de hoy: ¿vale la pena emprender una lucha que está, ante todo pronóstico, destinada al fracaso?


Un destino de explotación e injusticia se impone ante John (y todos los ciudadanos de la Tierra), pero, nuestro héroe contemporáneo no se amilana, y decide rebelarse. ¿Es John Nada un héroe absurdo? El final de la película lo reivindica, y, a la vez, lanza a la audiencia una invitación: llama al público a unirse a una lucha que va más allá de la pantalla de una sala de cine. Muchos críticos se refirieron a esta obra como un film ideologizado, que toma evidente partido contra el sistema capitalista. En este sentido, podríamos pensar que John Nada sería, también, un héroe ideologizado, embebido en una lucha determinada por un pensamiento político en particular. Pero, ya que todas son vanas, ninguna ideología es mejor que la otra. Y esto es algo que John entiende. A partir de entonces, su lucha no es en contra de la clase dominante, sino, a favor de los oprimidos. Por suerte, la lucha por la dignidad humana y el derecho a la libre determinación son asuntos que van más allá de lo ideológico. Son, en principio, valores atemporales y universales, que surgen hacia la superficie cuando el momento lo requiere, en personajes inesperados, como lo es nuestro héroe.


“They live” es una película que habría que rescatar en la actualidad, un film que logra, de manera un tanto visionaria, adelantarse a la problemática esencial de la actualidad: ¿vale la pena luchar contra lo que parece ser un destino inamovible que se impone ante la humanidad? Revisemos esta película, que tiene, aún, mucho por decir.





12 views
 
  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • LinkedIn

©2018 by alquimiacultural. Proudly created with Wix.com