Nuevo escándalo Sinopharm: lo que se sabe hasta ahora



Resulta ahora, de acuerdo a las revelaciones emitidas anoche por el programa televisivo “Beto a Saber”, que la eficacia de la vacuna Sinopharm oscila entre el 11,5% y el 33,3%, en función de la cepa del virus ante la que busca brindar protección. Las afirmaciones, sustentadas por el análisis del biólogo molecular Ernesto Bustamante, rápidamente desataron el caos y el pánico en redes sociales, entre enardecidos pedidos de vacancia presidencial a Sagasti, expresiones de indignación y desconcierto, y un escueto comunicado del Ministerio de Salud que afirma que la efectividad de dichas vacunas no es aquella especificada por el Dr. Bustamante, y, por lo contrario, alcanza el 79,34%, de acuerdo a los estudios elaborados por Sinopharm en los Emiratos Árabes Unidos. ¿Qué escenarios se abren ante una situación que, a todas luces, recién empieza?


La primera idea que surge, evidentemente, es la posibilidad de una censura a la mesa directiva del Congreso y al presidente Sagasti. La caja de Pandora ya se abrió: vacado Vizcarra, estemos de acuerdo o no con la medida, se abre la posibilidad de que la ya normalizada vacancia presidencial aceche a cada presidente que pase por el Ejecutivo. Sin embargo, nos preguntamos: ¿existiría un sustento para tal decisión parlamentaria? El abogado Enrique Ghersi, tal como lo reportó el diario Expreso en su edición de hoy, calificó la compra de vacunas Sinopharm supuestamente inútiles como “genocidio”. Entendemos, de acuerdo a esta postura, que, al haber el Gobierno comprado vacunas sin verificar correctamente su efectividad, causando de esa manera enfermedad y muerte de peruanos, la vacancia presidencial sería legítima. En ese sentido, podemos recordar, incluso, episodios en que tanto voluntarios como personas que se aplicaron la vacuna Sinopharm durante la vacunación oficial, tuvieron reacciones adversas que llegaron hasta la muerte. Hace un par de semanas, por ejemplo, falleció en Nuevo Chimbote un voluntario de 74 que participó de los ensayos médicos Sinopharm. Y hay más ejemplos. Es cuestión de buscar.


Sin embargo, la cuestión no es tan simple. Los estudios de Sinopharm que se han realizado a nivel internacional, tal como lo precisó el ministro de Salud Óscar Ugarte esta mañana, sí auguran resultados alentadores. Nos preguntamos, entonces, por qué, esta mañana en RPP, el ministro declaró que “la vacuna Sinopharm tendría baja efectividad en peruanos”. ¿Cómo entender esta contradicción? ¿Será que existe una mutación peruana de la que no estamos ni enterados, que es la responsable de esa reducida efectividad de la vacuna? Hace pocas semanas, el semanario “Hildebrandt en sus trece” expuso la posibilidad de la existencia de dicha variante, que no se ha podido llegar a confirmar por falta de estudios genómicos en nuestro país.


Si no se vaca al presidente, ¿qué otros pasos podría tomar el Congreso ante esta situación? Está por un lado, la interpelación a los ministros: podría, en ese sentido, caer el gabinete Bermúdez, o, el ministro Ugarte solamente, según lo que se determine en una eventual interpelación ministerial. Lo que sabemos, de hecho, es que estamos delante de una situación que recién empieza, cuyas consecuencias resultan un tanto difícil de predecir, considerando lo rápido que viaja la información y los diferentes giros que puede ir dando una historia de un segundo a otro. Seguimos expectantes.


164 views0 comments

Recent Posts

See All