La cuarentena en Reino Unido y el panorama peruano



Al inicio de esta semana, el primer ministro británico, Boris Johnson, anunció el regreso a la cuarentena restringida en todo Reino Unido; esto debido al repunte de casos asociado a la nueva cepa del coronavirus encontrada en la región. Lo inquietante de esta medida es que refleja la gravedad de los contagios que se están dando en este país, aún cuando se presumía que los casos bajarían debido al proceso de vacunación que empezó en diciembre.


Entre las medidas impuestas, Johnson señaló pertinente mantener el cierre de cualquier tipo de atención no esencial y solo permitir el acceso a las tiendas que brinden artículos de primera necesidad. Así, el objetivo es disminuir las salidas de las personas a las calles y mantenerlas en sus hogares. Ante ello, observamos que el peligro del virus está lejos de irse, y que la situación del país inglés resulta un precedente ante lo que podría vivirse a nivel global si esta cepa llega a transmitirse a cada país.


En el caso particular del Perú, se determinó oportuno suspender cualquier vuelo que provenga del Reino Unido para evitar la llegada de esta mutación del coronavirus. Sin embargo, parece que no se ha tomado en cuenta que la nueva cepa no está controlada, puesto que ya se han reportado casos en Madrid, Nueva York e incluso Chile. Por ende, la medida impuesta por el Ejecutivo podría terminar por no ser eficaz y el virus entraría al territorio peruano si es que no se imponen medidas más drásticas.


Ante ello, el panorama a corto plazo resulta turbio, puesto que el incremento porcentual de casos por día ya delata que estamos entrando a una segunda ola de contagios y cada día las camas UCI se van ocupando en mayor medida, lo cual deja a futuros contagiados sin la accesibilidad para un mejor cuidado en el sistema de salud. Sumado a ello, la nueva cepa no solo provocaría un repunte de contagios, sino también de muertes.


Sin embargo, el problema más notorio es que Perú no tiene, hasta la fecha, un solo acuerdo con alguna empresa farmacéutica que pueda proveer de vacunas a la población, por lo cual la población seguirá siendo vulnerable durante un mayor tiempo que en otros países.


Asimismo, el nivel de exposición que se está viviendo en estos días es otro problema, puesto que las reuniones de navidad y fin de año de por sí ya han asegurado que varias familias terminen exponiéndose al virus. En adición a ello, se ha permitido el desarrollo de conciertos públicos y la reapertura de casinos, actividades de ocio que no resultan prudentes en una situación como la que se vive actualmente.


Por ende, al igual que en Reino Unido, no resulta descabellado pensar en el regreso al acuartelamiento durante el día entero, siendo permitida la salida solo para la compra de alimentos y artículos de limpieza. Además, si no se controla este repunte en su etapa temprana, la respuesta tardía también podría provocar la suspensión de las elecciones de abril, generando, quizá, una nueva crisis política.


264 views0 comments