• Adrián Torres John

Análisis: el panorama electoral en Estados Unidos

Han pasado días desde el inicio de las elecciones colegiales en Estados Unidos por un nuevo presidente, cuyos candidatos son Donald Trump, representante republicano, y Joe Biden desde el lado demócrata. Actualmente, este último cuenta con 264 votos, mientras que su contraparte posee únicamente 214. Cabe resaltar que la cifra requerida para ser proclamado como ganador es 270, por lo que a la figura demócrata únicamente le faltan seis para terminar con el proceso. Todo parece definirse en el estado de Nevada, donde parece que Biden ha tomado una delantera significativa. Sin embargo, al mismo tiempo, esta sería la última esperanza demócrata, en vista de que los otros tres estados cuyas urnas aún no han sido cerradas, que son Georgia, Carolina del Norte y Pensilvania, están compuestos por una abrumadora mayoría republicana. No obstante, el panorama parece no ser tan simple como debería serlo. A continuación, se analizarán los posibles futuros inmediatos de las elecciones.




En primer lugar, ante una muy probable derrota, Donald Trump ha insistido en un posible fraude electoral a raíz de la permisión del voto de la sociedad vía misivas. Bajo tal argumento, el actual presidente ha solicitado que el proceso electoral aún pendiente en los estados mencionados previamente se lleve a cabo en los tribunales estatales, incluyendo Nevada. En términos más específicos, el actual mandatario exige que el conteo de votos sea detenido en Pensilvania, a la par de que en Georgia no se cuenten las boletas entregadas fuera del plazo establecido. Hay un detalle, empero, que debe ser señalado: la gran mayoría de republicanos no votaron por vía misivas, acción que sí tomaron los demócratas. Es por ello por lo que Donald Trump depende, principalmente, de los votos presenciales. En vista de que Biden ha dado una sorpresa grande en distintos estados que, usualmente, eran republicanos, la única esperanza de la reelección es que todos los estados que aún no han emitido sus votos (incluyendo Nevada) se viren hacia Trump.


Por otra parte, cabe destacar lo siguiente: si bien ahora mismo el Congreso tiene una mayoría demócrata y el Senado se encuentra totalmente equilibrado en inclinaciones políticas de los representantes, los tribunales estatales son de mayoría republicana, ya que casi todos los jueces han sido colocados directamente por ese partido. Es así como, si Trump consigue justificar la supervisión de los tribunales sobre la votación, podrían acontecer sorpresas en los resultados.


En segundo lugar, si Biden se consagra como el nuevo presidente de los Estados Unidos de América, esta sería una victoria total de los demócratas. De un lado, como ya ha sido precisado, el Congreso tiene una abrumadora mayoría demócrata, mientras que el Senado se encuentra en total paridad (incluyendo a los personajes independientes). Por otra parte, si bien actualmente los tribunales poseen un matiz totalmente republicano, son los representantes congresales los que eligen a los jueces que litigarán en dichos órganos. De tal manera, estando la cámara de representantes totalmente controlada por los demócratas, es posible dilucidar que también lo estarán los tribunales.


En síntesis, lo que ocurra en los siguientes días será decisivo para el país. Es posible que Trump logre sustentar sus demandas en los votos y que el conteo sea revisado y llevado a cabo por los tribunales, lo cual le daría una ventaja. En caso contrario, Biden y los demócratas tendrían primacía absoluta en el sector público estadounidense.


12 views
 
  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • LinkedIn

©2018 by alquimiacultural. Proudly created with Wix.com