Amores crepusculares: un breve listado de películas románticas para ver este 14 de febrero.


El amor en el cine ha sido el reflejo vivo de, en muchas ocasiones, las miradas personales y los fetiches más privados de los directores que, con excusas y aventuras, fueron insertando sus vivencias, sus ideas y pensamientos, sus sueños más profundos y sus decepciones más dolorosas en cada una de las películas en las que hablaban del amor y desamor.




No es coincidencia que el cine romántico sea uno de los más vistos en las salas de cine, hablando en un contexto donde el bendito virus no existe. Aquella sala oscura representa también la intimidad de los espectadores frente a un relato que se le puede hacer familiar y, de lo contrario, puede ser un relato que el espectador con su pareja quiera hacer realidad. Una realidad personal que busque retratar los mitos que el cine expone en sus historias sensibles, en sus narrativas livianas y emotivas. Aunque, dejando de lado la cursilería, muchas veces, consciente o inconscientemente, vemos las películas de amor como aquel reflejo deseable que desaparezca alguna que otra “vivencia” amorosa aburrida, angustiosa y olvidable de nuestra vida cotidiana.


Hablar del cine romántico significa hablar de décadas enteras dedicadas a difundir utopías, relatos emocionantes, relatos horripilantes e historias de gente común. Podríamos leer un sinfín de artículos sobre el amor en el cine, repasar a Gubern, leer la Historia del cine de Mark Cousins, los ensayos de Bazin o las críticas de Truffaut y aún así habría mucho más que investigar y disfrutar para comprender, poco a poco, lo que significa el romance en el cine. Si bien es cierto, las películas románticas de Hollywood fueron las que iniciaron una oleada de estrenos de este género, podemos hablar del cine de Griffith, cuya película más criticada y vilipendiada habla justamente de un relato de amor, paradójicamente, dentro de un grupúsculo lleno de odio. También podemos revisar las cintas que los maestros del cine japonés realizaron aprovechando el advenimiento del sonido en el cine o, incluso, podemos hablar del nuevo romance que germinó en la época de la posguerra y dio paso a estupendas corrientes cinematográficas como la nouvelle vague francesa. Y es que, a pesar de lo dicho en el principio, los directores son parte de una sociedad, la cual está dentro de un contexto, evidentemente, configurada por su propia historia, espacio y tiempo, lo que da lugar a innumerables relatos románticos según demografía y pensamiento.


Como es ya costumbre, cada San Valentín hay ciclos dedicados al cine romántico. Ciclos avasallados con películas de jóvenes musculosos besándose bajo la lluvia o una pareja de adultos, ambos con ex familias, volviendo a darle una oportunidad al amor que creían perdido. Estos relatos siguen y seguirán difundiendo el mito del amor, que no significa que sea falso, sino, perfecto. Y es que a lo largo del cine romántico, con su evidente evolución, se han ido presentando relatos más imperfectos que cuentan con sinceridad la verdad detrás del amor y eso es rescatable. Al menos para mí.


En este breve artículo, compartiré un listado de películas románticas, típicas y atípicas, para todos los gustos, que se pueden encontrar en un par de plataformas de streaming. Sin más que agregar, aquí va mi lista:


Disponibles en Netflix:




  • Call me by your name.

de Luca Guadagino. (2017)


Una película que, quizá, no necesite presentación. Una de las más aclamadas de los últimos años. Un relato excepcional sobre el paso del tiempo, sobre la belleza del primer amor y la seducción de este preciso cliché del amor de verano.


  • El hilo fantasma.

De Paul Thomas Anderson (2017)


Otra del 2017, pero esta es mejor (a mi gusto, sin ser atorrante). En este relato sobre un amor atípico en la etapa de la posguerra, vemos una narración estupenda sobre el arte de amar. Tiene una sutileza, un tono, un hambre de narrar el encuentro entre el soltero y su musa. Pero más que ello, de dejar en vida las dudas que hay frente al pasado de los personajes. Una obra maestra que debería ser vista de principio a fin. Así que, si planeas verla el 14 de febrero, te recomiendo no distraerte.


  • The half of it.

Alice Wu. (2020)


Esta cinta, más fresca que las anteriores, pero no indiferente, es una película tierna que habla sobre el amor adolescente desde una perspectiva casi cómica y extinta. La de entregar cartas. Una muchacha ayuda a un muchacho a conquistar a una muchacha de la cual ambos están enamorados. A pesar de que, en ocasiones, el relato se vuelva conocido, la película resulta entretenida, bonita, con dulzura y muy disfrutable. Quizá un público adulto renegaría con esta cinta, o quizá no. Pero estoy seguro de que a más de uno le gustará.



Disponibles en Prime Video:


  • Medianoche en París.

Woody Allen. (2011)


La por demás conocida película de Allen. Protagonizada por Owen Wilson, es un relato tan entretenido como conmovedor. Una película que parece un cuento romántico, pero al estilo Woody. Muestra también las sombras que trae consigo el amor, pero a pesar de ello, nunca deja de ser simpática. En fin, esto es una película romántica. Sí, hecha por Woody, ni más ni menos.


  • El lado bueno de las cosas.

David O. Russell. (2012)


No es necesariamente una de las mejores películas que pueda recomendarles. Resulta previsible y, a veces, muy pretenciosa, llegando a ser tediosa. Pero sé que a mucha gente le gusta. Por eso la recomiendo, como una especie de comodín por si las anteriores les asquean (espero que no). Lo rescatable de este relato romántico son las muy buenas actuaciones de sus protagonistas. Aunque también, un lado bueno de su relato son aquellas miradas de las obsesiones y angustias que se tienen que vivir en una relación de pareja. Cinematográficamente hablando floja, pero no tanto; sin embargo, es disfrutable para verla un 14 de febrero si no estás con tantos ánimos.


  • Las ventajas de ser invisible.

Stephen Chbosky. (2012)


Curiosamente, un relato sobre amor adolescente atípico y notable. Un drama que no solo habla del amor de pareja, sino en general, de lo que se vive y ama como adolescente. Una historia muy entretenida y conmovedora. Actuaciones muy buenas, Emma Watson está genial, quizá hasta ahora Logan Lerman no haga una mejor película, siendo sincero, y Ezra Miller se sobra con este relato de amor juvenil. La primera vez que la vi, fue en el cine, no había casi nadie en la sala y tuvimos que rogarle a una pareja que compre entradas, porque la función se cancelaba. Es de esas películas que te dejan una bonita sensación cuando acaban. Cine juvenil de autor o como quieran llamarle. Véanla si no la han visto.


Disponible en MUBI:

¿Quién soy yo para seleccionar películas de su colección “Con ánimo de amar”?

En esta selección de títulos románticos encontramos cine moderno como CAROL, una película realmente formidable, y hasta un clásico como HIROSHIMA, MON AMOUR, entre otros.

Termino este artículo recomendando esto, porque MUBI, celebrando su aniversario número 14, abrirá su plataforma de streaming durante 24 horas en todo el mundo el día 14 de febrero. Así que, esa colección de cine romántico se puede aprovechar. Cualquiera de las películas que encuentres en MUBI van desde notables hacia arriba.

Qué mejor oportunidad para ver otro tipo de cine y de manera gratuita.



Espero que lo disfruten y… feliz San Valentín.




359 views0 comments
 
  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • LinkedIn

©2018 by alquimiacultural. Proudly created with Wix.com