• Sol Pozzi-Escot Noriega

ACERCANDO CULTURA: LA LUCHA DEL SECTOR EDITORIAL EN LA PANDEMIA

Updated: Aug 11


La librería de Elvis Herrada, punto de encuentro cultural en Surquillo


“A los 13 años yo era un barrista tirapiedras del Alianza Lima, ps, huevón, me llegaba todo. De ahí mi mamá hace que mi hermano me lleve a trabajar a la Corporación Radial, veo que todo el mundo era distinto, y cambio. Re-aprendo a leer, descubro unos libros raros, y comienzo a tallar mi mundo”, confiesa Elvis Herrada, el popular “Escritor de los Buses”, que, en el año 2018, logró reunir el dinero para viajar al Mundial del Libro en Luxemburgo, vendiendo sus libros en micros. Hoy, la pandemia no lo ha detenido: Elvis se ha reinventado y ha abierto una librería que no te cobra por los libros, sino te los presta. Esencial servicio a la comunidad en una coyuntura negra como la actual: para Elvis cultura es vida y cultura es futuro, justamente aquellas dos cosas con las que la crisis del COVID parece arrasar. Pero el objetivo es claro, y la lucha es constante, libro por libro, página por página.



Elvis Herrada Erquiaga


Libros para el pueblo


Lo llamo por teléfono, buscando evitar riesgos de contagio. Sin embargo, Elvis me contesta la llamada y es como si me teletransportara a su local, en el picante distrito de Surquillo. Está acompañado de más personas, que, asumo, son clientes. Me cuenta que, como a todos, la cuarentena lo agarró en frío. Estaba trabajando para el Fondo Editorial de Cultura, cliente de su agencia Hefe Networks, y el repentino cierre del país lo obligó a buscar nuevos horizontes. El bazar que manejaba con su esposa tuvo que cerrar, por lo que ambos decidieron emprender un nuevo negocio que mezcle la venta de artículos de belleza y ropa con libros. Belleza exterior, belleza interior. “El Fondo Editorial me debía 1000 soles por unos trabajos”, explica Elvis, “pero me dijeron que no me podían pagar los 1000, sino me podían dar 500 soles en libros, y yo acepté.”


Una vez instalado el bazar librería, la pareja empezó vendiendo ropa y libros. Pero algo no terminaba de cuajar. Cuenta, cachoso, que llegaban padres con sus hijas, y al pedir las niñas los libros que vende, los padres se negaban a comprarlos, prefiriendo llevarse a casa juguetes, pelotas… Pero Elvis no se rendía ahí, y, sin importarle perder el libro y prefiriendo, en sus palabras, “ganar un lector”, regalaba los libros. “Mi esposa me decía que estaba regalando la plata, que no iba a ganar así, y yo le decía, pues, que lo que estaba ganando era mucho más grande que una suma de dinero, pero ella aún no lo entendía”.


Y hay mucha gente que no lo entiende. Y, para ellos, está Elvis. “Me llega al p* que digan que los peruanos no leen”, se desahoga, “¿cómo vas a decir que los peruanos no leen, si El Trome es el periódico más leído de Latinoamérica, y, por ejemplo, después de regresar de Europa, estuve 12 horas en la plaza de Barranco regalando libros. Regalé 10,000. Venía gente de Comas, Santa Anita, Ate, de todos lados. ¿Cómo que no leen?” Es que una cosa es que la gente no lea, y, otra, muy diferente, es que la mayoría de la población peruana no tenga acceso a la literatura, por ser, admitámoslo, un ámbito elitista. “Si vas al Virrey, un libro no te baja de 50 soles. Entonces, ¿quién ch*cha va a ir al Virrey?”, remata Elvis.



"El Estado contra el Estado"


“En sí, el Estado es un mal comprador. Y, a la hora de comprar libros, es un pésimo gestor”, sentencia Pedro Villa, representante de la Cámara Peruana del Libro. Y explica: “En la actualidad, el Estado, se ha encontrado en la necesidad de hacer una gran compra a editoriales, para dinamizar el sector, y se ha encontrado con que hay serios problemas con la Ley de Contrataciones Públicas, que deben reformularse. Falta, aún, ajustar el Decreto de Urgencia 2020-058, que destina fondos al Ministerio de Cultura, para que esta compra pueda hacerse efectiva. El Estado contra el Estado…”, resume.



Pedro Villa


Me cuenta que la Cámara Peruana del Libro pidió a la Biblioteca Nacional los registros de inscripción de nuevos títulos de los primeros meses del estado de emergencia. Los hallazgos fueron brutales: “Hubo un bajón, en abril, del 90% de nuevos títulos registrados, en comparación al mes de abril del año 2019”.


A inicios del mes pasado, el Ministro de Cultura Alejandro Neyra anunció la creación del subsidio cultura, al que podría postular, en principio, cualquier ciudadano relacionado a la actividad cultural de nuestro país. Y, como explica Villa, aunque el desarrollo del proceso está aún dentro de lo establecido por el cronograma, todavía nadie se ha beneficiado de este bono. ¿Cómo sobreviven los trabajadores del sector editorial? Pues como pueden.


Cuestión de fuerza


Jessica Rodríguez es editora de libros en Norma, editorial dedicada a la literatura infantil y juvenil. “En Norma no se ha despedido a nadie. Se ha buscado la manera de mantener a todo el personal en casa.”, me explica. En efecto, al ser Norma una editorial relativamente grande, han podido sortear la crisis con relativa holgura. La editorial no se ha presentado al programa de préstamos estatales Reactiva Perú, ya que ha logrado asegurar la cadena de pagos. Rodríguez ha logrado continuar con los planes editoriales que tenía previstos para la primera mitad del año, y, además, ha iniciado el desarrollo de libros virtuales editados por Norma. Innovación por necesidad.


Sin embargo, la crítica de Jessica es la misma que aquella de Pedro Villa, y de Elvis Herrada: la ineptitud de la burocracia. “Desde el día 2 de la cuarentena, he recibido pedidos del MINEDU, MINCUL, Biblioteca Nacional, Dirección del Libro, de todas las instituciones abocadas al tema que, como verás, son un montón. Y fue un desorden. He recibido pedidos de instituciones que solicitan la relación de libros que tenemos, para hacer sus pedidos de cesión. Es decir, ni siquiera saben qué libros hacemos y qué libros tenemos”.





Además de ser editora, Jessica Rodríguez es autora de literatura infantil


“La municipalidad de Surquillo me ha apoyado, pero el Estado ni se ha manifestado”, protesta Elvis Herrada. Pero eso no es ningún problema. Ganas y cancha le sobran. “Nosotros, los emprendedores, hacemos más cosas que el propio Estado, y más rápido”. Le pregunto cuál es su motivación. Fiel a su estilo, arranca con una anécdota: “Hace unos años me invitaron a la Feria Internacional del Libro, y aproveché de la plataforma para irme contra las editoriales, la Feria, y la Cámara Peruana del Libro. ¿Por qué hacen este evento y te cobran 8, 10 soles por entrar? No puede entrar al barrendero, ni sus hijos, ni m*erda… ¿Por qué dicen que es una fiesta de la cultura, si todo eso es mentira? Y se los dije en su cara, me quisieron bajar del escenario… Y todo eso está registrado en Youtube. No porque sea figureti, sino, para que cuando mi hijo crezca y se pregunte quién fue su padre, yo pueda decirle que todo está en Internet. Tu padre ha hecho esto y esto. Tal vez nadie le hacía caso, pero lo hizo en algún momento”.


84 views
 
  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • LinkedIn

©2018 by alquimiacultural. Proudly created with Wix.com