• Sol Pozzi-Escot

10 PELÍCULAS DE TERROR PARA EL FIN DE CUARENTENA


Ahora que, al parecer, se acaba la cuarentena, y nos preparamos para regresar a un mundo aterrador (y muy real), regresemos a los clásicos del cine de terror para reunir fuerzas, pensar un buen plan de escape, y recordar con nostalgia ese pasado en el que la realidad no superaba a la ficción.


-Les yeux sans visage, George Franju, 1960

Unos 50 años antes de que Almodóvar sorprendiera gratamente a los adeptos del terror con “La piel que habito”, “Les yeux sans visage” (“Los Ojos sin cara”) aterró al público cinematográfico con una historia de cirujanos, transplantes de piel, amor y arrepentimientos. El filme cuenta la historia de un cirujano que, después de causar un accidente que desfigura a su hija, toma medidas extremas para crearle un nuevo rostro. Poética y desgarradora (literalmente).


-Tenebre, Dario Argento, 1982

Un escritor norteamericano que se encuentra en Italia promocionando su más reciente novela, es acechado por un asesino en serie, quien va matando a todas las personas relacionadas a su trabajo, hasta llegar a él. Argento en su mejor faceta: estridencia, sensualidad, violencia gráfica, y un plano secuencia inolvidable. Lo diré: me parece mejor que “Suspiria”.



-Tucker and Dale vs. Evil, Eli Craig, 2010

Una de las más brillantes contribuciones al terror contemporáneo, ese que comienza con Scream (1996) y plantea una irreverente- pero siempre respetuosa- reflexión acerca de los límites del género. Dos brutísimos pero bondadosos rednecks norteamericanos son perseguidos y atacados por un grupo de turistas, al ser confundidos por dos asesinos. Una premisa absurda que esconde una de las propuestas más brillantes del horror de comedia que hemos visto recientemente.

-Sleepaway camp, Robert Hiltzik, 1983

El concepto freudiano de envidia del pene nunca se había adaptado de manera tan brillante- e inesperada- en el cine. Una niña traumatizada y tímida es enviada, junto con su prima, a un campamento de verano. Después de su llegada, todos los huéspedes y trabajadores del campamento empiezan a caer como moscas, en manos de un misterioso asesino. La trama no suena original, pero la película es sorprendente.



-Wes Craven’s New Nightmare, Wes Craven, 1994

El regreso de Wes Craven, director de la primera Pesadilla , a la saga, después de años de innecesarias y tediosas secuelas. En este episodio, Freddy Krueger logra infiltrarse en el mundo real, y depende de Heather Langenkamp, actriz que interpreta a Nancy en la primera película, detenerlo y ponerle fin a la barbarie. Una película que logró renovar una saga alicaída mientras ofrece al espectador una muy interesante reflexión acerca de las relaciones del género de terror (¿neo-terror?) con la realidad.

-Scream 2, Wes Craven, 1997

Para muchos, la mejor película de la saga. Después de reiventar el género con la primera película, la dupla formada por el director Craven y el guionista Kevin Williamson logró reunir la confianza necesaria para, en esta secuela, dar rienda suelta a su brillante creatividad. En esta segunda parte de la saga, una ya universitaria Sidney Campbell es acechada por un nuevo Ghostface, ante el cual jamás se amilana. Sangre, persecuciones, y muchas sorpresas.

-Drag me to hell, Sam Raimi, 2009

Una prestamista bancaria hace que una anciana sea desalojada de su casa, por no cumplir con los pagos. Como venganza, esta le lanza una maldición gitana. La carrera por salvar su alma logra, en este regreso de Raimi al terror después de años de “Spiderman”, interpelar al espectador, y compone un aterrador y emotivo retrato de los nuevos contextos en los que se puede desarrollar el género del terror en la contemporaneidad.


-A l’interieur, Alexandre Bustillo y Julien Maury, 2007

Uno de los más impactantes filmes de la llamada “nueva ola” del horror francés, “Al interior” narra la escalofriante (y violentísima) historia de una mujer embarazada que, después de perder a su marido en un accidente, es acechada por una demente mujer que quiere robarle a su bebé no nacido. No es necesario decir más.

-Jennifer’s Body, Karyn Kusama, 2009

La prueba definitiva de que Megan Fox tenía mucho más que ofrecer al público. No solo por el hecho de ser inmensamente atractiva (y el sueño absoluto de todos los púberes de finales de los 2000), sino por justamente saber usar esa sensualidad suya para crear personajes- a mi parecer- memorables. Una película, escrita por Diablo Cody (guionista de Juno) que merece muchísimo más crédito que el que recibió cuando fue estrenada.


-Videodrome, David Cronenberg, 1983

Un ejecutivo de televisión de medio pelo encuentra un grupo de cassettes de videos snuff. Mientras se adentra en el descubrimiento de estas cintas, va perdiendo contacto con la realidad, para acceder a un mundo de control mental, pasión y desenfreno que desdibuja las barreras entre lo real y lo virtual. Una hipnotizante Debbie Harry (vocalista de Blondie), sorprendentes efectos especiales y la siempre magnífica dirección de Cronenberg componen este film, hoy clásico de culto.


25 views
 
  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • LinkedIn

©2018 by alquimiacultural. Proudly created with Wix.com