• Sol Pozzi-Escot

LA POLARIZACIÓN POLÍTICA EN TIEMPOS DEL COVID-19


Digamos, sin temor a parecer cínicos o paranoicos, que absolutamente cada cosa que se mueve, se mueve en el marco de un juego político. Se sabe, sobre todo en nuestro país, que en política nada es casualidad, e incluso la más aparentemente inofensiva declaración e iniciativa de nuestros actores políticos se inscribe en el marco de una agenda. Pensar lo contrario es, y sentimos decirlo en estos términos, pecar de inocente. Las grandes y pequeñas movidas políticas, aquellas de menor y mayor impacto, forman parte de un gran juego. ¿Cuál es ese juego? El de la polarización.


Tenemos en nuestro país muchos ejemplos de la relevancia política de polarizar a la población. O estás con Alberto Fujimori, o estás con el terrorismo...o estás con Keiko Fujimori, o estás con el chavismo… o estás con el fujimorismo, o estás con el “vizcarrismo comunista”... Más allá del denominador común en esta disyuntivas, la gran evidencia es el rol político de esta polarización: nos hace escoger entre un extremo y el otro, e interpela nuestro lado pasional, sacando a flote nuestros miedos, prejuicios, resentimientos… La polarización política es, en estos términos, el arma que, dentro del marco de lo aceptable por la democracia (todos tenemos derecho a escoger), la empuja hasta el límite, dañándola por dentro y desde adentro.


El ejemplo de la disyuntiva Keiko vs. el “vizcarrismo comunista” es particularmente elocuente, ya que no funcionó. ¿Es esto revelador de cambios en los tiempos? Más que eso, creemos que es revelador de un cambio de paradigma en la población, cuyos miedos claramente han mutado: la interpelación al fantasma del comunismo no nos hace temblar porque sabemos que no se ajusta a la realidad en este caso en particular. Y sin que esto llegue a significar que el pueblo peruano de pronto se ha vuelto demócrata a carta cabal (existen aún pujantes fuerzas autoritarias o semi-autoritarias que se canalizan en triunfos electorales como el de Urresti), podemos decir que una cierta noción de democracia ha calado en ciertos sectores de la población.


No podemos, repetimos, decir que de pronto ha aflorado un espíritu democrático apabullante en la población de nuestro país. Sin embargo, y esto es algo que vemos de manera más clara hoy, en medio de la crisis del COVID-19, una cierta noción de patriotismo, de hermandad, ha de alguna manera substituido una noción en cierta medida distante para el común de los mortales, como es la idea de democracia. Claramente las crisis nos unen, y hacen que la idea de bien común sea de sobremanera visible.


Sin embargo, en este contexto de la crisis del COVID-19, la polarización subsiste: si pensamos en la dupla Vizcarra-oposición, ambos bandos están construyendo un discurso político alrededor de esta coyuntura. El Ejecutivo, para de esta manera buscar resaltar aspectos positivos de su estrategia (que obviamente los hay) y echar tierra sobre las fallas que tuvo esta, sobre todo cuando la crisis se vislumbraba como lejana. La oposición sigue apuntando al mismo discurso, de erróneamente pretender dar a entender que a través de esta crisis Vizcarra busca quedarse en el poder, y hace hincapié, en este caso con justa razón, en todas los errores en los que ha incurrido el Ejecutivo, emitiendo, por ejemplo, cuestionamientos a la cantidad de pruebas hechas por días, o al tratamiento de las cifras.


Es entonces el momento preciso para poner el tema de la polarización política en agenda. Se trata de un fenómeno reductor que, haciéndonos pensar que estamos apoyando estructuras esenciales como lo es la democracia, amarra nuestro pensamiento y nuestras opiniones a posturas puramente políticas. El buscar ir más allá del discurso politizado, y tratar las cosas como son, sería en este sentido la salida que deberíamos buscar. Una tratamiento no-politizado a cuestiones puramente políticas sería lo más constructivo para la democracia en esta coyuntura.



14 views
 
  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • LinkedIn

©2018 by alquimiacultural. Proudly created with Wix.com