• Sol Pozzi-Escot

Hermanón, usted no es Trump


Estimado “hermanón”,

Espero que esta carta, a través de la magia del internet, pueda llegar a usted. Espero también que no me minimice por mi edad, ya que pude ver que le dijo a Bayly en esa tan famosa entrevista de los 90, que por ser un “niño” (Bayly tenía 35 años entonces), no podía decirle qué hacer. Pero yo tengo 21 años, y definitivamente no quiero decirle qué hacer. Como sabemos, usted sabe dirigir campañas y canales de la mejor manera posible. El éxito del canal 11 solo lo confirma. Déjeme nomás darle un par de comentarios resptuosos.

Tengo efectivamente una pequeña preocupación, estimado “hermanón”, y espero que pueda atenderla. ¿No le preocupa a usted estar montando un circo de campaña en total desfase con las necesidades y urgencias de una ciudad moderna como Lima? ¿No le precoupa la idea de un día levantarse, y darse cuenta de que su campaña es, más que una vía de solución, una reivindicación del problema?

El problema, don Belmont, si queremos centrarlo, es una clase política (casi) oligárquica que a través de un discurso populista y paternalista quiere aferrarse a los puestos del poder. ¿Alcalde de Lima? “Hermanón”, usted ya fue alcalde de Lima... ¿Y la cosa no salió muy bien, no? Pero usted fue “el primer outsider”, y en eso debe haber mérito. No solamente porque fue un pionero del movimiento “outsider”, sino porque hoy, en el 2018, la historia ha jugado a su favor: vivimos la época del “outsider”, y la corona de la estirpe la lleva Trump, que con un discurso peligrosamente parecido al que usted quiere vender, logró llegar a la presidencia de Estados Unidos. Y seguro usted se preguntó: ¿si él pudo, por qué yo no? ¿Si él es presidente de los Estados Unidos, por qué yo no podría ser alcalde de Lima? Y tiene razón, si alguien como Trump puede lograr algo así, cualquiera debería poder, ¿no?...¿no?

Pero, estimado señor Belmont, usted no es Trump. Efectivamente, él posee algo que usted no posee: Trump ha sabido manipular su discurso para que gane matices “modernos”, es decir, que aparezca como una opción, si bien conservadora, en esencia moderna ante la crisis actual americana. En efecto, lo que plantea Trump es el regreso a ideales conservadores que se perdieron en la historia, por culpa, según él, de los demócratas, los mexicanos, los marcianos, el clima... Valores que representan la esencia misma del país que hoy dirige. Según el discurso de “the Donald”, es la propia Historia la que ha planteado la urgente necesidad de volver a esos ideales, no hay otra opción. Y ahí está la narrativa, y ahí está la importancia de su discurso. La diferencia es que para usted, en su mente, Ricardo, estos valores nunca desaparecieron y siguen siendo válidos. Usted no ha racionalizado de esa manera su discurso ni la problemática. Esa es la diferecia. Su discurso se queda a medias, “hermanón”, y más suena como los desvaríos de un señor desubicado que una voz firme, potente y relevante. ¿Que se vayan los venezolanos? Está bien, tiene derecho a decir eso (aunque eso no le competa en lo más mínimo a la alcaldía...), pero dígalo bien, llévelo al extremo, haga del show anti-venezolano una problemática esencial de la política peruana actual. Así es, esencial. Haga todo el drama que le compete al asunto, señor Belmont, y a lo mejor podrá comenzar a parecerse a Trump, pero no se quede a medio camino. Cuando lo entrevistó Milagros Leiva, aunque sí dijo una serie de barbaridades, parecía que iba como tanteando, como viendo hasta dónde puede llegar, qué puede decir y qué no... Trump, por su lado, es él mismo la medida de lo que se puede decir, él mismo es la línea entre lo correcto y lo incorrecto, y se mueve como y por donde quiere. En pocas palabras. a pesar de todo, el presidente americano es una fuerza de la naturaleza que usted no es, “hermanón”. Gracias a Dios.

Así que lo invito a meditar concientemente respecto a mis consejos de chibolo, que se tome el tiempo de leer entre líneas y tome decisiones, “hermanón”... Yo me divertía mucho con su canal: el pelado y la teleferia realmente son parte de mi herencia cultural. Por eso espero que su campaña política me brinde el mismo entretenimiento, ya que, al igual que el canal, sabemos todos que no prosperará.


24 views
 
  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • LinkedIn

©2018 by alquimiacultural. Proudly created with Wix.com