• Sol Pozzi-Escot

Dra. Matilde Caplansky: “Se torna difícil hablar de salud mental de los peruanos”


Anoche, un iracundo demente intentó prender fuego a una ex compañera de trabajo, con la cual parecía estar obsesionado, en el cotidiano escenario de un bus en el conocido distrito de Miraflores. El drama y la confusión se asentaron de esta manera en la concurrida avenida 28 de Julio. Diariamente, como mendigos a la espera de su tazón de sopa, recibimos pacientes noticias de este tipo. Es que la demencia ha tomado al Perú por las riendas y parece haber poseído a cada uno de sus habitantes. ¿Somos un país de locos?, le preguntamos a la doctora Matilde Caplansky, importantísima psicóloga y psicoanalista con décadas de experiencia y arduo trabajo a favor de la salud mental de los peruanos.

Vivimos, como nos lo precisa la reconocida psicoanalista, en una sociedad anómica. El Estado ha efectivamente fallado en proveer a sus ciudadanos con las estructuras sociales para que estos puedan alcanzar los objetivos de la sociedad, para que puedan desarrollarse como ciudadanos cuerdos y concientes. De acuerdo a Caplansky, “ los peruanos hemos sufrido en los últimos 40 años de dos flagelos gravísimos en nuestro país: la guerra interna terrorista y el Gobierno fujimorista”. Naturalmente, estos dos fenómenos han producido una serie de fisuras en la sociedad nacional. Precisa la doctora que esto ha “roto el tejido social, produciendo el fenómeno conocido como anomia, favoreciendo de este modo diversas patologías mentales muy graves.” De acuerdo al MINSA, el 80% de los peruanos con trastornos mentales no recibe tratamiento y más de 8 millones de personas en el Perú han sido afectadas por por lo menos un trastorno mental a lo largo de sus vidas. Esto, en conjunción con la debilidad de las instituciones, hace que, como nos explica Caplansky, “la población esté sometida a riesgos de violencia cotidiana que aumentan los índices paranoides, la violencia domestica, de género y sobre todo la inseguridad ciudadana, lo cual produce un temor general de miedo y de necesidad de defenderse, lo cual a su vez estresa enormemente a todos los rangos de edad y los géneros.”

¿Y ahora qué?, nos preguntamos. ¿Cómo pretender reformar una sociedad en la cual no solamente las generaciones mayores sufren de graves trastornos mentales, sino también, en la cual el 70% de atenciones médicas en todo el país son ocupadas por menores de edad? ¿Vivimos en una sociedad condenada a la demencia? “En este contexto se torna difícil hablar de salud mental de los peruanos”, decreta Caplansky. Y añade: “Creo que son tiempos de sufrimiento social intenso y que la calidad de vida peruana debe estar muy baja en el ránking mundial de bienestar.”

¿Es la estructura social la que falla? ¿Son elementos cotidianos los que nos vuelven locos? ¿Es la cultura chelera la que nos vuelve alcóholicos y dementes? Parece que vivimos en un país marcado por la supervivencia histórica de elementos que permiten idiotizar a la población por parte de quienes poseen el poder. En la época de la Colonia, se le obligaba a los indígenas a comprarle alcohol a la Corona. Hoy, con campañas como “Jueves de Patas” de una conocida marca de cervezas, nos siguen convenciendo de tomar actitudes destructivas bajo pretexto de amistad, e incluso de identidad social. Estamos ante un panorama oscuro. Tan oscuro que no podemos preguntarnos si es que es irónicamente que la doctora Caplansky nos dice que sugiere “que tratemos de mudarnos de país o mejor aún, de planeta.”


428 views
 
  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • LinkedIn

©2018 by alquimiacultural. Proudly created with Wix.com