• Sol Pozzi-Escot

"La Flor Artificial" y "la verdad de las mentiras"


Que vivimos en un mundo en el que se insiste de diversas maneras en que la única verdad es que no hay verdad, o que lo que se admite como verdad es fruto de diversos engaños sociales/ psicológicos a diversas escalas, es algo que no se puede negar. No podemos olvidar las célebres expresiones pronunciadas por Donald Trump y una de sus surrogates respectivamente: “fake news” y “alternative facts”. Una cosa es, pero puede ser mil cosas más; la era del relativismo absoluto llega a su pico. ¿Qué rol tiene entonces la literatura en este dilema? ¿Puede construir un mundo más real que el mundo sensible?

De acuerdo a la escritora francesa Sophie Canal, co-autora de “La Flor Artificial” junto con Christiane Vidal, “la literatura no imita la percepción de uno, es definitivamente percepción”. En efecto, un objeto es determinado por sus relaciones con otros. Canal y Vidal, en su novela, toman como objeto la vida de Silvia Li, mítica poeta peruana que llega, desgraciadamente de manera desapercibida, a entrar al círculo surrealista de Breton y Man Ray a inicios del siglo pasado. La obra reconstruye, a través de una estela de visiones y concepciones expresadas literariamente, lo que pudo ser la vida de esta poeta. El objetivo es claro: se trata de construir un objeto, que es la vida ficticia de esta mujer, a través de una pluralidad de métodos y contenidos. La pregunta ¿Quién es Silvia Li?, que sirve de acuerdo a las autoras de eje central de la obra es un reflejo de la esencial pregunta “¿Qué es el mundo?”.

A través del “collage surrealista”, Canal y Vidal exploran las respuestas a esta pregunta. En un impulso dadaísta, deciden deconstruir para reconstruir. Los fragmentos que pueblan esta novela, detrás de un aparente desorden, instauran un nuevo sentido, ya que según Canal “en el caos siempre hay orden.” De esta manera, se logra reproducir este carácter elusivo de la vida, esta pluralidad de visiones que forman y constituyen un objeto dado en el tiempo, en este caso la vida de esta poeta. La noción de azar objetivo, trabajada por Breton y heredada de Hegel, se vuelve la piedra angular de esta novela-collage: la vida está constituida de sincronicidades que crean su valor y, en cierta medida, su esencia.

Es así que Sophie Canal rescata el concepto vargasllosiano de “verdad de las mentiras”, y la verdad que establece es una que nos concierne a todos: la pregunta “¿Quién es Silvia Li?” viene a llenar un vacío existencial generalizado fruto de la pregunta ¿quiénes somos?. De acuerdo a las autoras de “La Flor Artificial”, todos llevamos una parte de Silvia Li dentro de nosotros, ya que, como afirma Canal, “quizás no somos nada sino una creación, una interpretación de nosotros mismos que a lo mejor logra existir gracias a la literatura.”.

Para más información sobre el libro: https://laflorartificial.wordpress.com/

#libros #filosofía #covid19

78 views
 
  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • LinkedIn

©2018 by alquimiacultural. Proudly created with Wix.com