Sobre la curaduría y su ejercicio bondadoso

Un breve comentario sobre las plataformas de streaming y mis recomendaciones frente a esta dictadura del algoritmo.



Las plataformas de streaming han sido, nuevamente, puestas en boga por parte de los críticos y amantes acérrimos del <<buen>> cine. En esta ocasión, el discurso que muchos comparten es que estas plataformas, las más populares (véase Netflix ó Prime Video), ofrecen un catálogo muy escaso en términos de calidad fílmica y narrativa, lo que ocasiona directamente que el consumidor común no pueda acceder a lo que muchos y muchas llaman “buen cine”.


Uno de los personajes más icónicos de esta especie de movimiento por preservar la difusión de este buen cine es, nada más ni nada menos, el director de cine Martin Scorsese, quien elaboró un ensayo, publicado en Harper’s Magazine, acerca de cómo el cine se presenta, hoy en día, en las plataformas de streaming más populares. En este texto, el director de Taxi Driver, afirmó que “el arte del cine está siendo sistemáticamente devaluado por la noción de contenido” y continuó denunciando lo siguiente: “Hace tan sólo 15 años, el término ‘contenido’ sólo se oía cuando se hablaba del cine a un nivel serio, y se contraponía y medía con la ‘forma’”.“ Luego, poco a poco, fue utilizado cada vez más por las personas que se hicieron cargo de las empresas de medios de comunicación, la mayoría de las cuales no sabían nada de la historia de esta forma de arte, ni siquiera se preocupaban lo suficiente como para pensar que debían hacerlo. ‘Contenido’ se convirtió en un término comercial para todas las imágenes en movimiento”.





Sin embargo, el director es consciente de que estas plataformas han impulsado muchísimo el trabajo de cineastas, quienes fueron rechazados por las productoras tradicionales. Está claro que su película “El irlandés” no hubiese sido posible si es que Netflix no se hubiese arriesgado en apostar por una cinta con más de 3 horas de duración. No obstante, el debate no se encuentra en si estas plataformas deben seguir compartiendo o no contenido. Está claro que son, hoy por hoy, en único medio capaz de difundir películas a una escala, casi, global. El crítico de cine Ricardo Bedoya apunta que, en este año de confinamiento, gracias a las plataformas de streaming y a la apertura gratuita de festivales online, se han visto más películas a diferencia de otros años. Esto, sin duda, es un gran indicio del cual deberíamos estar, por lo menos, contentos. Pero, lamentablemente, no podemos quedarnos así.


Como señala Scorsese, no es el hecho de que exista la una o la otra, es el hecho de que no hay un rol de curador. Para el reconocido Julius Wiedemann, el curador de arte “cuenta una historia (…) en la que el protagonista es un artista, un movimiento de arte, unos tipos de obra o un contexto histórico”. A esto añade: “Lo que hace un curador es crear una conexión entre las piezas para crear algo más grande que la suma de las piezas individuales. La conexión de las piezas con un contexto crea una historia, que es como la gente al final va a recordar del conjunto. Al final, la curadoría es también una obra de arte, en mi opinión.”


Entre quienes nos gusta el cine, las plataformas de streaming se han abierto a todo tipo de estrenos y es muy difícil toparse con una película o serie que sea muy buena y a la vez haya tenido un recibimiento calidoso por parte del consumidor común. Esto no quiere juzgar, ni mucho menos arrojar prejuicios a quienes utilizan tanto Netflix como prime video (las plataformas más comunes) para descansar de un día largo de trabajo o, incluso, de una semana estresante. Muchas familias lo que desean es reír, llorar, pasarla bien. En efecto, muchas películas de este “buen cine”, cuentan con ello, aunque son distintas las expresiones, las formas de sus narrativas y sus tiempos, y son, en esencia, un tipo de gusto cinematográfico que se va formando poco a poco. Lo que no quiere decir que una película o serie con gran éxito comercial en las plataformas más populares, siempre tenga que ser mala. Uncut Gems, una obra maestra por parte de los hermanos Safdie, fue recibida con una gran cantidad de reproducciones en Netflix. La serie “The Boys” es una de las más vistas en Amazon Prime y, a gusto personal, es una gran serie de televisión. Pero son casos muy aislados, puesto que, en el gran catálogo de estas compañías, entran y salen películas a diestra y siniestra. El tiempo para verlas o guardarlas es escaso y resulta imposible si es que nunca llegas a saber que están ahí. Prime Video, por ejemplo, se fía de IMDb para recomendar películas, aunque esta plataforma no se base en críticos profesionales (una especie de curadores, a punto de vista personal), sino que son puntuaciones puestas por un público medianamente popular.


Entonces sí resulta necesario un curador. Un coleccionista, que engrane piezas y comparta su conocimiento con los demás. Muchas veces, el algoritmo en estas plataformas encasilla a uno y a otro, a tales y cuales, lo que genera una especie de dictadura, temporal, en el espectador. Es cierto que puede llegar a acertar con alguno que otro gusto, pero siendo estos catálogos, hoy en día, baúles del típico mete y saca películas, resulta complicado que podamos escoger algo nuevo. Es decir, pretende engancharnos al constante placer, a lo conocido. A no arriesgarse tanto.


Aunque es un debate que da para largo y cuesta tratar este tipo de temas en un país como el nuestro, donde la cultura queda puesta en bandeja solo para algunos y algunas, está claro también que tanto Netflix como Prime son plataformas muy consumidas en el Perú y sería bueno agrandar este debate para que los espectadores puedan tener, al menos, un catálogo de películas que respete a quienes en su tiempo fueron estrellas mundiales gracias a su enorme aporte al arte (Fellini, Kubrick, Ford, Hitchcock, etc) y una apuesta a quienes hacen cine desde el corazón del propio cine. Que se puedan dar más espacios e incentivos a los nuevos autores y autoras y también se confíe en el público, a ese que muchas veces se le subestima.


Frente a eso, me he propuesto compartir, muy brevemente, opciones para que podamos disfrutar de otro tipo de cine, un poco alejado al de las plataformas de streaming, que están disponibles en Perú.


En primer lugar, está MUBI, un espacio donde se estrenan películas diariamente (y también salen diariamente otras), pero que cuenta con una videoteca separada por colecciones, las cuales son realmente formidables. La plataforma no se guía por un algoritmo, sino que son sus curadores quienes eligen los ciclos, como si de un cineclub se tratase, para poder estrenarlos en esta grandiosa plataforma. Está disponible en el Perú, solo hace falta registrarse y pagar una mensualidad, aunque, si uno es estudiante, el pago será muchísimo menor a comparación de la facturación habitual. Hay ofertas para profesores y estudiantes. Una muy recomendada opción para ver “otro tipo” de cine.





Retina Latina es una plataforma que comparte películas, evidentemente, latinas de manera gratuita. Constantemente está actualizando su catálogo y se pueden encontrar películas notables. Lo mejor es que así se puede ir conociendo el tipo de cine que se hace en Latinoamérica, sus expresiones e ideas. Desde cine experimental hasta estrenos “de festival”. No es un catálogo extenso, pero sí, de cualquier otra forma, un lugar que se puede aprovechar para ver cine paisano.





Tonalá.Tv es un espacio multi cultural creado por mexicanos. Fue gracias a la pandemia que inauguraron su plataforma de streaming con una cartelera interesante, en la cual podemos encontrar desde cine mexicano independiente, pasando por cine latino, hasta llegar a grandes clásicos de cine mundial. Incluye más de 1000 títulos cinematográficos que se pueden alquilar por 48 horas. Sé que la piratería y los torrents son un gran aliado frente a las altas tarifas de distintas tiendas o, en caso contrario, de escasos estrenos a nivel nacional (Perú); sin embargo, siempre es bueno apoyar este tipo de plataformas, puesto que resultan necesarias, no solo para la difusión, sino también para la realización de contenido audiovisual de calidad en Latinoamérica.





FILMIN LATINO. Si bien esta hermana de su plataforma original Filmin, cuenta con muchísimos menos títulos que la plataforma principal de sede en España, en Filmin Latino podemos encontrar desde grandiosas películas hechas por mexicanos, peruanos, colombianos, etc, hasta clásicos de cutlo contemporáneas como las cintas de Xavier Dollan, además de sus grandiosas y atractivas colecciones de películas (cine alemán, francés, mexicano clásico, etc), gracias a sus curadores, quienes son, para Filmin Latino, ni más ni menos que el Instituto Mexicano de Cinematografía. El único punto en contra es que hay películas que no están disponibles en el Perú.





Estas plataformas están disponibles en nuestro país, pero si puedes utilizar un VPN, te recomiendo, de todas formas, las plataformas de FILMIN ESPAÑA y The Criterion Channel, ambas con un catálogo espectacular y un trabajo de curaduría excepcional. La única dificultad con el servicio de streaming de la reconocida compañía Criterion es que no hay ninguna película con subtítulos en español, puesto que su foco de consumo solo se encuentra en Estados Unidos y Canadá. Por su parte, Filmin sí cuenta con subtítulos y ahí puedes encontrar todo tipo de cine, desde independiente hasta los grandes clásicos del cine. Quiero terminar diciendo que toda opinión emitida va bajo mi firma. Además de volver a señalar que el tema del streaming y la piratería, y el acceso a la cultura en un país como el Perú se vuelve muy complejo. No quiero mentir al decir que hubo una mejora o un desarrollo peor en los últimos años, porque no lo sé del todo. Finalmente, me gustaría terminar con esta bella frase que dejó Scorsese en su ensayo, la cual dice así: “La curaduría no es antidemocrática o ‘elitista’, un término que ahora se usa con tanta frecuencia que ha perdido sentido, es un acto de generosidad: estás compartiendo lo que amas y lo que te ha inspirado”.

384 views0 comments
 
  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • LinkedIn

©2018 by alquimiacultural. Proudly created with Wix.com