Promising Young Woman: una crítica a la normalización de la violencia machista



En enero del 2020, la actriz Emerald Fennel presentó su ópera prima, Promising Young Woman, en el festival de Sundance. Esta película protagonizada por Carey Mulligan, recibió una gran aceptación tanto por parte del público como de la crítica, no solamente por su aspecto técnico, sino también por el eje bajo el cual se desarrolla la trama: una sociedad permisiva con los abusos del hombre.


Anunciada como una historia de venganza, la cinta se centra en la vida de Cassie Thomas, quien mantiene en su memoria a Nina, amiga suya que, en estado de embriaguez, fue abusada sexualmente años atrás. Debido a esta experiencia, Cassie ha llevado una vida en la cual busca tomar justicia por mano propia. Pero no hay un objetivo central o un antagonista específico, al menos al principio. Lo que decide la protagonista es ir a un bar, simular un estado de ebriedad en la espera de algún hombre que intente aprovecharse de ella, para después confrontarlo. Este proceso no va en el sentido de vengar a su amiga, sino de evitar que esta clase de sujetos vuelvan a acercarse a una mujer que se encuentre vulnerable.


A medida que avanza la trama, Cassie vuelve a su pasado y va tomando acciones donde ya se pueden encontrar personajes específicos que se enmarcan en un mundo donde más vale la reputación del sujeto masculino que las transgresiones que pueda cometer. Ante ello, Fennell toma cuidado en no caer en el cliché del hombre machista desprovisto de humanidad, sino que se enfoca en sujetos reales que saben relacionarse con los demás, son incluso respetados y admirados por quienes lo rodean, y mantienen esta faceta oculta de depredadores o depredadores en potencia.


Por otra parte, Fennell también nos va presentando comportamientos y percepciones de diversos personajes que permiten e incluso promueven el abuso sistemático de la mujer por parte del hombre. En este sentido cobran fuerza los diálogos a través de los cuales vamos observando que no son solo los hombres quienes justifican el aprovechamiento sobre una mujer que bebió de más, sino que también existen discursos por parte de personajes femeninos que normalizan esta situación como recurrente.



Quizá debido a la oscuridad de estos aspectos, el guion también nos brinda momentos de comedia que resultan en pequeñas pausas para luego volver a presenciar situaciones intensas no solo por el tema que abordan, sino por lo real que se siente en la actualidad. Estos balances recurrentes en películas comerciales permiten un mayor dinamismo a lo largo del largometraje y suma a que pueda ser digerida por un público mayor.


Como es evidente, la cinta tiene un punto de vista feminista que pone de relieve casos que pueden ser tanto actuales como situados en el pasado. Además, el mismo final deja un sinsabor y la película en general invita a la reflexión sobre el mundo en el que vivimos. Finalmente, Fennell nos deja con un mensaje fuerte y claro: en un sistema machista que apaña al hombre capaz de cometer abusos, debemos tomar acciones y demandar una sociedad con un ambiente más seguro para las mujeres.


95 views0 comments

Recent Posts

See All
 
  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • LinkedIn

©2018 by alquimiacultural. Proudly created with Wix.com