JEFFERSON FARFÁN: ¿Qué le puede ofrecer el “10 de la calle” a Alianza Lima?


La foquita debutó – con gol- con la camiseta blanquiazul luego de casi 17 años, pero ¿qué le puede ofrecer al club íntimo esta nueva versión de Farfán?





Un 16 de junio de 2004, Jefferson había disputado su último partido oficial con camiseta blanquiazul en la victoria frente al Deportivo Wanka. Por aquel entonces, la foquita se había mostrado como el jugador más desequilibrante en el fútbol peruano. Es así, que Farfán – con tan solo 19 años – es fichado por el PSV Eindhoven holandés, en una de las transferencias más caras de la historia del fútbol peruano (3.5 millones de euros).

Aquel Jefferson se desempeñaba como delantero, y era un jugador rápido, desequilibrante, al que le gustaba llegar por encima de estar. Tenía condiciones que le permitieron ser convocado a la selección absoluta de Perú y emigrar al viejo continente. En el PSV, el peruano le sumó habilidades técnicas y tácticas a su arsenal. Empezó a mojar de tiros libres, mejoró en posicionamiento y se potenció aún más físicamente. Su buen desempeño le permite llegar al Schalke 04, club en el que pasa a jugar de extremo. El fútbol alemán es el que vio, quizás, la mejor versión de Farfán. Se convirtió en un jugador completo, en el que, sumado a todo lo ya mencionado, forjó un carácter, personalidad y liderazgo.


Más adelante, en el 2015 el delantero fichó por el Al-Jazira de Emiratos Árabes Unidos, en una etapa en la que Farfán pasó a ser noticia más por el aspecto personal que por el futbolístico. Sin embargo, la selección peruana siempre fue el motor que tuvo Jeffry para motivarse, y para poder prepararse para ese nivel de intensidad, decide irse a Rusia. En el Lokomotiv ruso encontró un club que le permitió volver a sus raíces de delantero, intercalándolas con la de extremo y las de enganche.


Ahora, y con 36 años encima, Jefferson Farfán vuelve a su casa para sacar adelante -de estos momentos inciertos- al club que lo vio debutar. Pero, esta versión de la foquita no es la misma que salió campeón con Alianza en 2003 y 2004. Por eso, voy a desvelar – punto por punto- los aspectos en los que creo que Farfán le puede aportar al cuadro íntimo.

Futbolísticamente hablando

El primer y principal aporte de Jefferson es el aspecto futbolístico. Esta versión más madura no tiene el desequilibrio letal que tenía 17 años atrás, pero ofrece muchos aspectos más. Como bien ya se mencionó antes, Farfán logró potenciar su juego y entendimiento en Europa. Esto es vital, porque en un fútbol como el peruano -y siendo totalmente sincero- no es tan difícil reconocer y apreciar el talento. Y Jefferson tiene una calidad táctica que – a priori- debería sobresalir por encima de la gran mayoría de jugadores. Además, el juego aéreo ha sido uno de los principales progresos del peruano en el exterior y es algo que le va ayudar muchísimo a Alianza en partidos cerrados como el de hoy, frente a Municipal. Finalmente, un aporte cardinal va a ser el manejo y control de los tiempos. Yo veo a este Farfán, como un jugador que se va a recostar mucho para jugar y hacer jugar, el cuál va a saber cuando tenerla y cuando acelerar, y que sea uno de los principales gestores de elaboración del equipo.

Con respecto a su posición, esta va a ser variada. Como bien declaró su entrenador Bustos en conferencia de prensa: “Él nos puede dar la opción de jugar de distintas maneras. Alianza no va a manejar un solo sistema, se jugará en base a lo que consideremos mejor para cada juego”. Un ejemplo de ello, fue claramente el partido frente a la academia, en el cual tras la expulsión de Montoya, la foquita se tuvo que recostar mucho más de lo planeado. Considero que él jugará principalmente de enganche con la opción de hacerlo de primer y/o segundo delantero. Lo que sí, tendrá que mejorar en el aspecto físico.


Prestigio y capital

Definitivamente es un honor, no solo para Alianza sino para el fútbol peruano, contar con un jugador de la talla y trayectoria de Jefferson. Mundialista, con más de 10 años jugando en Europa, segundo máximo goleador de la selección peruana, entre muchos otros reconocimientos más. Por ello, la llegada de un jugador de élite puede elevar el tan cuestionado nivel de la liga peruana, invitando, además, a jugadores nacionales e internacionales a decantarse por un club peruano. La llegada de Farfán es así, una oportunidad de abrir las puertas de nuestro fútbol a uno aún más competitivo.

Por otro lado, si nos referimos sólo al aporte monetario de Farfán al club, este puede llegar a ser inmenso. Alianza Lima lleva, hasta la fecha, más de 15 mil camisetas vendidas a lo largo del país, recaudando cerca de 3 millones 500 mil soles de ganancia neta, récord para el fútbol peruano. Es importante resaltar, que esto no solo se dio debido a la vuelta de Farfán sino a la respuesta de los hinchas blanquiazules tras el fallo del TAS. Sin embargo, el día Jueves sale a la venta la nueva camiseta del club, con la cual Farfán debutó y convirtió hoy, y se espera que la “10” sea la más vendida. Asimismo, añadir que la foquita atrajo la llegada de varios sponsors y se usará su imagen para explotar las campañas de marketing del club.

El capitán

Luego de que se anunció la vuelta, el entrenador ratificó al delantero nacional como el capitán del equipo para la temporada actual, y la verdad no podría ser de otra manera. Cada vez vemos menos futbolistas identificados solo con un club como es el caso de Jefferson, de quien ya se puede decir, es uno de los máximos ídolos del club.

Sin embargo, es muy importante aclarar que un capitán no es tan solo el que lleva la cinta o hace el saludo protocolar con el árbitro, un capitán tiene que ser un líder. Un jugador que sepa velar por el interés de sus compañeros, de su equipo y de su hinchada. Un jugador que aparezca en los momentos buenos, pero más aún en los malos. Un líder es aquel que sepa llegar a su equipo y logre potenciar sus capacidades y habilidades.

Luego de un año paupérrimo para el club a nivel institucional y futbolístico, Alianza Lima logró mantenerse en primera división. Ahora, es el momento de dar la cara y demostrar que lo del año anterior fue solo un desliz. Alianza no necesita un capitán, necesita un líder y ese es Jefferson Agustín Farfán Guadalupe.


135 views0 comments

Recent Posts

See All
 
  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • LinkedIn

©2018 by alquimiacultural. Proudly created with Wix.com